La educación como base del desarrollo, el progreso y la equidad en Ecuador

Durante las últimas décadas, los sistemas educativos de América Latina han sufrido importantes procesos de reforma que, sin embargo, han generado expectativas muy superiores a los resultados que finalmente se han logrado en cada región.

Este es, si no el principal motivo, uno de los más relevantes a la hora de entender el estancamiento del crecimiento y el progreso de los países en la Región.

Desde mi etapa como estudiante universitario, comprendí que un país que no forma adecuadamente a sus ciudadanos, es un país abocado al fracaso. Hoy, 20 años más tarde, no me cabe duda de que mejorar la educación es primordial si queremos lograr el proceso de cambio que Ecuador necesita.

La educación debe convertirse en el eje en torno al cual se estructuren las políticas de desarrollo y equidad del país y deben ser los jóvenes, los verdaderos agentes del cambio, quienes nos guíen hacia ese nuevo camino de esperanza.

Es prioritario abrir paso a esas mentes disruptivas que cuestionan el “statu quo” y que son capaces de ofrecer soluciones innovadoras para atajar aquellos problemas que vienen siendo recurrentes en el Ecuador.

En definitiva, debemos dejar atrás medidas paliativas o parches que han resultado históricamente ineficientes y entrar de lleno en la base del sistema educativo de Ecuador. Pues, en una sociedad globalizada como la nuestra, que avanza de forma exponencial sin esperar a nadie, se necesita adecuar el conocimiento a la realidad actual que vivimos.

Para sobrevivir, una sociedad necesita aprender, en el peor de los casos, a la misma velocidad a la que cambia su entorno. El nuestro lo hace cada vez más rápido y, o nos adaptamos o nos quedamos atrás.

Por ello, debemos ser capaces de atraer a los mejores a la profesión docente y garantizarles una excelente y pertinente formación, evaluar al profesorado con rigor, exigirle rendir cuentas y retribuirles en consecuencia. Este es el modelo que vienen aplicando desde hace años con éxito los países que son líderes mundiales en educación.

Solo mejorando la formación y el nivel de nuestros maestros lograremos formar mejor a nuestros jóvenes. Esto es importante, porque tenemos que cambiar completamente el chip: en las escuelas, debemos enseñar a utilizar el conocimiento, no solo a adquirirlo.

Del mismo modo, hoy es más necesario que nunca educar no solo en competencias, que es muy importante para adecuarnos al mercado laboral, sino también en valores. ¡Qué lindo sería consensuar entre todos un modelo de educación que traslade a los jóvenes la importancia del respeto, la tolerancia y la diversidad como palancas de crecimiento social y como base de la convivencia entre iguales!

1+

César Litardo | Presidente De La Asamblea Nacional Del Ecuador

Conoce a César

También le puede interesar

César Recomienda

La nueva cara de Quito

Nuevamente, el blog El Viajero destaca cómo hasta hace bien poco, a Quito se venía a visitar el centro histórico, uno de los más impactantes del mundo gracias al esplendor de sus iglesias. Hoy, la capital de Ecuador vive un auge artístico, gastronómico y turístico sin precedentes.