César Litardo: La esperanza de una nueva generación para la unidad del Ecuador

Tras años de disputas entre bandos, de intereses privados, de falta de transparencia y de regeneración en el ámbito político, a Ecuador le ha llegado el momento del cambio. Ecuador ha dicho: ¡basta!

Este país y sus ciudadanos vienen pidiendo, desde hace tiempo, que los políticos dejemos de lado las discusiones de parvulario y nos centremos en lo verdaderamente importante: en escuchar sus preocupaciones, conocer sus necesidades y buscar soluciones para mejorar sus vidas.

Esta es la forma en la que entiendo la política y la razón principal por la que cualquier cargo público debe prestar sus servicios al interés general. Sin embargo, este no ha sido el caso durante muchos años en Ecuador. Recuerdo una frase de Winston Churchill que explica perfectamente la situación política que hemos vivido durante años en este país: “el problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles sino importantes”.

Por eso, ahora más que nunca, es necesario aparcar nuestras diferencias y generar un ambiente de confianza que propicie que todos podamos trabajar juntos, desde el consenso, aportando la estabilidad que el país necesita para avanzar.

A día de hoy, estamos viviendo tiempos de transformación tan complejos como apasionantes. Abordarlos correctamente, supone un reto mayúsculo desde el punto de vista democrático, pero también una magnífica oportunidad para recuperar la confianza que los ciudadanos han perdido durante estos años en las instituciones.

Por ello, quienes menos tiempo llevamos en política, debemos aportar transparencia y ayudar a regenerarla. Es decir, poner todo nuestro esfuerzo, dar ejemplo y abandonar la política de división en favor de una política de unidad nacional que incluya más de un único punto de vista y que atienda a las distintas demandas de la población. Especialmente las de los grupos más vulnerables.

Precisamente, esta idea es la que estamos poniendo en valor desde la Asamblea Nacional: aceptar la diversidad de ideas tratando de encontrar puntos en común, convertir esas diferencias en fortalezas y favorecer la entrada de mujeres y jóvenes en política, dos colectivos que históricamente han contado con menores posibilidades a la hora de acceder a la política.

Y es que el país no puede seguir parado. Necesitamos nuevas formas de entender la realidad a la que nos enfrentamos, mentes frescas y disruptivas que se atrevan a replantear lo establecido. En definitiva, gente con ideas innovadoras y con ganas de afrontar este enorme desafío de colocar a Ecuador en el lugar que se merece.

1+

César Litardo | Presidente De La Asamblea Nacional Del Ecuador

Conoce a César

También le puede interesar

César Recomienda

La nueva cara de Quito

Nuevamente, el blog El Viajero destaca cómo hasta hace bien poco, a Quito se venía a visitar el centro histórico, uno de los más impactantes del mundo gracias al esplendor de sus iglesias. Hoy, la capital de Ecuador vive un auge artístico, gastronómico y turístico sin precedentes.